Tell Magazine

Entrevistas

EDICIÓN | Julio 2014

Animal de radio

Cecilia Rovaretti, periodista
Animal de radio

Viene llegando de las playas de Brasil, que se transformaron en su oficina para transmitir cada mañana El primer café de Radio Cooperativa. Dejando atrás la efervescencia mundialera, Cecilia se dio tiempo para conversar sobre su trabajo, intereses y la emoción que significó el anuncio del envío del proyecto de ley que lleva el nombre de quien fuera su compañero por treinta años: Ricarte Soto.

por Soledad Acuña A. / fotografía Andrea Barceló A. y gentileza cooperativa.cl

“Fue en este mismo café que junto a Ricarte y un grupo de amigos decidimos dar vida al movimiento Los enfermos también marchan”. Es lo primero que me cuenta Cecilia Rovaretti, al llegar a un conocido café de Vitacura.

A poco más de un año de la primera marcha de los enfermos, a la que asistieron más de seis mil personas, la periodista se muestra sorprendida con todo lo logrado. La iniciativa, que surgió de manera espontánea y que se concretó en dos masivas marchas (mayo del 2013 y marzo del 2014), hizo eco en las autoridades de gobierno y, especialmente, en la presidenta Bachelet, quien incluyó la propuesta en su programa de campaña.

¿Qué sentiste cuando la presidenta nombra a Ricarte en su discurso del 21 de mayo?
Fue una mezcla de mucha emoción y sorpresa. Yo estaba en mi casa viendo el mensaje como todos los años, esta vez sin Ricarte, y cuando lo nombra a él en la cuenta pública se me cayeron las lágrimas. Sin duda sentí un orgullo inmenso, pero rápidamente pude dimensionar lo que ese anuncio significaba. El gobierno estaba asumiendo un compromiso e iba a impulsar una ley, que además llevaría su nombre. Me di cuenta de que el trabajo recién estaba comenzando.

Cecilia sabe que tomar las riendas de la cruzada que lideró su marido durante sus últimos meses de vida, no es para nada fácil. Sin embargo, entiende la urgencia del proyecto, pues se trata de un tema que afecta a la sociedad completa. De todas formas es realista en sus pretensiones y así lo deja en claro cuando se le pregunta sobre el principal objetivo de su iniciativa. “Nosotros no tenemos la pretensión infantil de que con esto vamos a solucionar el problema de la salud en Chile; este es un grano de arena, un aporte para vivir en una sociedad mejor”.

¿Qué proponen en concreto?
Nuestra iniciativa, y cuando digo nuestra que quede claro que son tres amigos más y yo, es un fondo solidario tripartito en el que aportaría el Estado, el empleador y el empleado. Es un modelo similar al actual seguro de cesantía. Por otra parte, creemos que es importante que sea universal y que no sólo tengan acceso los sectores de más bajos recursos sino que todos, porque una enfermedad de este tipo deja en la calle a cualquiera.

EL PODER DEL TRABAJO VOLUNTARIO

Cecilia es enfática en señalar que no pretende constituirse ni como fundación, ni tampoco como ONG. “Somos simplemente un movimiento llamado Los enfermos también marchan, que es, al mismo tiempo, un paraguas bajo el cual se convoca a diversas asociaciones relacionadas con enfermedades crónicas y poco frecuentes. Ricarte tuvo la genial idea de convocar a estos grupos que, por primera vez, se vieron las caras y pudieron enterarse de las necesidades de cada uno.”

Está convencida de que no necesita dinero para funcionar, sino el trabajo comprometido y desinteresado de todos aquellos a quienes les haga sentido aportar para una salud mejor. “En un comienzo éramos tres o cuatro pelagatos… ahora con suerte somos cinco más. Todos hacemos un trabajo voluntario en el que ponemos nuestro tiempo y capacidades a disposición de la causa. Muchas personas me llaman y me preguntan dónde pueden colaborar y yo les digo que aquí no manejamos dinero.”

Y según tu experiencia, ¿son solidarias las personas?
Es increíble todo lo que la gente ayuda, te prometo que ninguna persona de las que he llamado me ha dicho que no. Desde los amigos animadores y cantantes que colaboran con los shows en las marchas, hasta expertos capos de diversas áreas que no sólo nos han recibido y nos han escuchado, sino que además se han tomado el tiempo de analizar en profundidad nuestra propuesta.

¿Cómo lo haces para lidiar con la pena de perder a un ser querido y al mismo tiempo seguir tan conectada a él?
Aunque te parezca extraño, la energía para sacar adelante este proyecto la obtengo del sufrimiento de las personas; sus dramas son los que me motivan a seguir adelante. Pero también hay un desgaste emocional importante, Ricarte está siempre presente y la verdad es que no siempre soy capaz de administrar esa dualidad bien. Pero en general estoy bien, no tengo una depresión sino una pena y bueno… hay días y días.

CIUDADANA DEL MUNDO

Es inevitable no conversar con Cecilia sobre su vida en Francia, su experiencia como periodista en Europa y, por supuesto, sobre cómo conoció a Ricarte y su posterior vida con él en Chile. Me cuenta que decidió irse de Argentina muy joven, con su pareja de ese entonces, y que antes de llegar a la radio de ese país estudió teatro, literatura y luego periodismo, animándose, incluso, a hacer funciones de títeres en el metro para ganarse la vida.

¿Cómo fue la experiencia de vivir y de desarrollarte profesionalmente en Europa?
La experiencia fue apasionante, una etapa muy bonita, intensa y enriquecedora desde todo punto de vista. Estoy convencida de haberme formado profesionalmente en el mejor lugar. Trabajé en Radio Francia Internacional y pude conocer, de primera mano, lo que son los medios de comunicación y en especial la radio. Además de comprender a cabalidad el concepto de periodismo y la importancia de la reflexión y la interpretación. Todo eso lo aprendí allá.

Al periodista chileno Ricarte Soto lo conoce en los pasillos de Radio Francia Internacional, él queda inmediatamente enamorado de esta joven cordobesa a la que termina por conquistar y convertir en su compañera de vida. Con una hija de dos años de edad, deciden armar maletas y viajar a un nuevo Chile, muy distinto al que había dejado Ricarte hacía varios años atrás.

¿Por qué deciden volver a Chile?
Venir fue una manera de acompañar a Ricarte en su profundo deseo de participar — periodísticamente hablando—, en su país, en un momento tan interesante como fueron los primeros años de la democracia. Y felizmente logré insertarme en el medio chileno, construir una carrera profesional que me hace muy feliz. Me resultó bastante fácil adaptarme y me siento muy a gusto. Soy una agradecida del espacio que me abrieron.

AMANTE DE LA RADIO Y LA POLÍTICA

Gran parte de su vida, Cecilia la ha dedicado a la radio, medio que eligió casi sin darse cuenta, pero que al poco andar se convirtió en su formato preferido. “En la radio tu mente vuela en libertad, no estás pendiente de la imagen, ni del vestido ni nada de esos detalles que de alguna manera te limitan. Además, el periodismo radial es del día a día, por lo que lo considero mucho más interesante del que se hace en tv. Lo digo como comunicadora y también como público.”

¿Cómo te informas diariamente?
En general, a través de los diarios, medios digitales y, por supuesto, de la radio. Cooperativa es una excelente fuente de información, pero también escucho otras.

¿Qué temas del periodismo te apasionan?
Sin duda la política, me encanta poder conversar y discutir con mis amigos sobre política actual.

¿Has pensado alguna vez participar en política?
No lo he pensado, aunque reconozco que más de alguien me ha dicho que debería hacerlo. Pero como periodista que soy, no he militado nunca en ningún partido. Tengo mis posturas y visiones sobre el tipo de sociedad en la que creo debemos vivir. Soy una observadora opinante de lo que sucede y valoro muchísimo la libertad y la distancia del quehacer político porque permite tener una mirada y una reflexión intelectualmente más interesante.

¿Qué opinión te merecen los primeros tres meses del gobierno de Bachelet?
Muy interesante. Tienen la convicción de hacer cambios estructurales profundos y esto genera tensiones, diferencias, pero de eso se trata la democracia. No estoy de acuerdo con el miedo al disenso, y me parece que cualquier gobierno debe tener el coraje de sus convicciones, buscar acuerdos, escuchar, mejorar propuestas con el aporte de otras miradas, pero nunca olvidarse de por qué el pueblo le entregó el voto. El sistema de educación, la distribución de la riqueza, los impuestos, la despenalización del aborto, la AFP estatal, un nuevo trato con las Isapres, la legalización de la marihuana, el matrimonio homosexual y tantos otros temas relevantes, se conversan en todas partes ¡Hasta en la peluquería!

¿Cómo fue hacer El primer café desde Brasil?
Hacer el matinal desde un estudio en plena playa de Copacabana, fue una experiencia notable, entretenida, llena de vida, y que da la posibilidad de mostrar lo que genera un mundial en la vida de una ciudad como Rio. Enterarnos de lo que se vive y conversa en la calle, tanto brasileños como extranjeros, en fin, una excelente idea.

¿Qué opinión tienes del fútbol como fenómeno social?
Puedo entender la pasión que genera, porque yo misma la siento en los mundiales, pero no me olvido del lado oscuro, el baile de los millones, la poca transparencia y el poder casi totalitario de la FIFA. Por otro lado, el fútbol tiene la capacidad de generar sentimientos y situaciones notables, que pueden inspirar a grandes escritores y poetas… por algo será... Y quienes lo juegan de alma, sienten la misma pasión en una pichanga de barrio que en una final en el Maracaná.

 

“Aunque te parezca extraño, la energía para sacar a adelante este proyecto la obtengo del sufrimiento de las personas; sus dramas son los que me motivan a seguir adelante. Pero también hay un desgaste emocional importante, Ricarte está siempre presente”.

Otras Entrevistas

» Ver todas las entrevistas


OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación4+1+8   =