Tell Magazine

Espacio Inmobiliario » Espacio Inmobiliario

EDICIÓN | Julio 2014

De Talca a Noruega

T8 Arquitectos, Talca
De Talca a Noruega

Exportando servicios e importando soluciones desde Talca a Noruega, ha sido la forma de trabajar de estos arquitectos y especialistas en construcción, que se han ido abriendo camino hasta llegar al extranjero. Uno de sus tantos desafíos ha sido el de reconstruir una antigua casa del ramal. En estas páginas, arquitectura de lujo.

por María Paz Macaya O. / fotografía Francisco Cárcamo P. y gentiliza de T8 Arquitectos

Restaurar una casa con más de ciento cincuenta años, construida en adobe, casi en ruinas y azotada por varios terremotos y el deterioro del tiempo, es el desafío que se planteó, hace un año y medio, el arquitecto Héctor Peldoza (33), junto a su equipo de T8 Arquitectos.

El valor histórico y patrimonial de esta casa llamó la atención de estos arquitectos, quienes vieron en la antigua construcción la posibilidad de reconstruirla y reconvertirla para darle un nuevo uso, rescatando su historia y conservando la nobleza del sistema constructivo.

Esta construcción recibe el nombre de Pabellón de Corinto, porque está emplazada en la localidad de Corinto, en la comuna de Pencahue, Talca, y pertenecía a las oficinas de almacenaje y venta del antiguo molino de este poblado. Para Héctor Peldoza, este molino es un testimonio vivo del desarrollo económico y social de la época, lo que permite preservar la memoria e identidad cultural de la zona. “Esta oficina, de trescientos cincuenta metros cuadrados, forma parte de un conjunto de cuatro edificaciones construidas en adobe y madera. El pabellón es el único que todavía permanece en uso”.

La ubicación estratégica del molino, a la orilla del río Maule y a un costado del ramal, en el kilómetro veintidós de esta línea ferroviaria que conecta Talca y Constitución, demuestra que en la época de apogeo y funcionamiento del ramal, este molino era una importante estación para el intercambio comercial que ayudaba a la subsistencia de estas aldeas.

FIEBRE DEL ORO

Para T8 Arquitectos no fue fácil empezar a planificar cómo se llevaría a cabo la reconstrucción del Pabellón de Corinto, considerando su valor patrimonial, por ser parte del molino, además de respetar su estilo y materialidad en cuanto a su construcción. “Esta edificación pertenecía a la sala de ventas del molino, eran oficinas y después, por muchos años, funcionó como vivienda. La familia que por generaciones la ha habitado quiso restaurarla, revalorar su historia, su materialidad y reconvertirla para que tuviera un nuevo uso”.

¿De qué se trata el nuevo uso que se le quiere dar a esta construcción?
La idea es elaborar un programa para que sea un espacio abierto, tal vez con apoyo de la municipalidad o de alguna institución. Un lugar que sea aprovechable para la comunidad, que esté a disposición de los habitantes de la zona, incluso con la posibilidad de desarrollar algún proyecto en el ámbito turístico para potenciar esta localidad.

¿Cómo se ha financiado este proyecto?
A pulso, por los propietarios que, poco a poco, han destinado recursos, por eso la reconstrucción de este pabellón ha sido un proceso lento.

Eso sí, hemos contado con el apoyo de familiares de los dueños que han ayudado a conseguir la mano de obra especializada, materiales y han colaborado en los distintos procesos.

¿Han postulado a algún financiamiento de fondos públicos o privados?
Postulamos el año pasado a una convocatoria de Fondos del Patrimonio de Cultura, lamentablemente no resultó. Como era a escala nacional, era difícil que se nos adjudicara. Pero no hemos descartado seguir postulando, ya que se han generado varias líneas de financiamiento, sobre todo en el área de arquitectura. Los propietarios también han conversado con organizaciones culturales de la zona y otras agrupaciones para difundir este proyecto y darle un uso cultural y turístico al Pabellón de Corinto.

¿Han tenido dificultades o imprevistos que han retrasado la reconstrucción?
Más que dificultades son aspectos que no teníamos contemplados, por ejemplo, en una de las visitas a terreno se comprobó la existencia de un zócalo de un metro ochenta de altura bajo este recinto. Según el dueño, este subterráneo conectaba la casa con otras construcciones aledañas; tal vez estos zócalos y túneles servían para guardar bienes de valor y mercancías. Otro problema que sí tuvimos, pero que convertimos en un desafío, fue la falta de mano de obra especializada. Paradójicamente, en una región donde alguna vez abundó la producción de adobe, hoy es muy difícil encontrar gente que sepa de esta técnica.

¿Cómo se las arreglaron?
La restauración y reconstrucción de muros requería más de tres mil quinientas piezas de adobe, así fue como dos maestros adoberos nos ayudaron entregando los conocimientos a los trabajadores. Se hizo en el mismo terreno un pozo y con caballos y ocho personas encargadas de mover la tierra y arriar los animales logramos hacer nuestros propios bloques. Para la terminación exterior e interior de los muros —el revoque, que es una mezcla especial de agua, arena y arcilla— también tuvimos que pedir ayuda a una agrupación especializada en este tipo de técnicas.

¿Cuál es el valor histórico del Pabellón de Corinto?
El valor del pabellón está dado por lo que significó y lo que representa hoy en día. Esta construcción es el testimonio vivo de la fuerte producción de trigo de la zona central, en la época de la “Fiebre del Oro”, en la década de 1850. Un reflejo de cómo fue el pasado en cuanto a producción y desarrollo económico de la región.

EXPORTANDO SERVICIOS

T8 Arquitectos es un grupo de profesionales que se empieza a formar en la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Talca, en 1989. Pero no solo se han dedicado a la reconstrucción de viviendas, sino que han desarrollado varios proyectos privados y también han participado de proyectos colectivos con oficinas de arquitectura internacionales.

“Empezamos trabajando con la oficina noruega CAS Arkitekter, y a la fecha hemos participado de proyectos asociados a otras oficinas, como Niels Torp Arkitekter (ciudad de Oslo, Noruega), con otros en la ciudad de Amman, en Jordania, y en Bergen y Oslo de Noruega. Otras oficinas con las que hemos trabajado son: Harold Tellez Arkitekter (Oslo), Knut Ashmin Arkitekter (Oslo) y en Harald Hjelle Arkitekter (Brattvag, Noruega) con proyectos en las ciudades de Alesund y Brattvag, Noruega”.

¿Cómo llegan a contactarse con estas oficinas de arquitectura en Noruega?
Cuando egresé, en abril de 2007, dos semanas después de haber entregado mi proyecto de titulación, me fui a Noruega. Pero esto se gesta mucho antes, en el 2004, cuando estaba en la universidad y me fui por un año a estudiar a Barcelona. Allá conocí a un arquitecto chileno-noruego y cuando regresé a Chile comenzamos a trabajar en línea. Era mi último año, así que mientras hacía mi proyecto de título, trabajaba para Noruega. Empecé haciendo planimetría de casas.

¿Qué estudiaste en Barcelona?
Fueron estudios de pregrado, “Cátedra Blanca, Taller cinco de Arquitectura” con el destacado arquitecto español Carlos Ferrater, en la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de esa ciudad, Universidad Politécnica de Cataluña. Me fui por año y fue una gran experiencia, tanto en lo personal como en mi formación profesional.

¿Qué tipo de proyectos son los que han desarrollado para Noruega y otros países?
Han sido proyectos privados y por las normas y estándares que en esos países se exige ha sido una tremenda experiencia en nuestro desarrollo profesional. Hemos aprendido mucho, sobre todo en materias como eficiencia energética, aislación térmica, el tema acústico, y la construcción en madera, que allá se da en un alto porcentaje. Ellos están a la vanguardia en esos temas, por eso nos hemos dedicado a exportar nuestros servicios, a la vez que importamos soluciones para nuestro país.

¿Quiénes componen T8 Arquitectos?
Somos seis en total, cuatro arquitectos y dos asistentes de arquitectura. Los asistentes, además, estudian ingeniería en construcción. También, tenemos profesionales que no están fijos, pero que colaboran en forma permanente con nosotros, como ingenieros estructurales, topógrafos, especialistas en electricidad, entre otros.

¿En que está T8 Arquitectos actualmente?
Nos acabamos de ganar un Capital Semilla para fortalecer nuestras exportaciones de servicio. Lo primero que queremos hacer con estecapital es cambiar nuestra infraestructura. También, logramos financiar un viaje a Noruega, donde viajaremos dos arquitectos a buscar nuevos socios y proyectos. De hecho, ya establecimos contacto con dos oficinas nuevas de Dinamarca.

 

“La restauración y reconstrucción de muros requería más de tres mil quinientas piezas de adobe, así fue como dos maestros adoberos nos ayudaron entregando los conocimientos a los trabajadores”.

Otros ESPACIO INMOBILIARIO

Capítulo 8, Basílicas de Guadalupe
Perspectiva Urbana
En Buenos Aires
Espacios Arquitectura
» Ver todas los espacio Inmobiliario


OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación7+9+8   =