Tell Magazine

Espacio Inmobiliario » Espacios Arquitectura

EDICIÓN | Junio 2014

EN MONTEVIDEO, EDUCANDO

Por los ELEA´s, en el origen del EnconTRAZO.
EN MONTEVIDEO, EDUCANDO

Texto y fotografía: Sacha Sinkovich, Arquitecto ( www.sachasinkovich.cl )

En la intersección de dos importantes avenidas de la capital uruguaya, y aún con la frescura latente y a pocas cuadras del Río de la Plata, se ubica la Facultad de Arquitectura de la Universidad de la República. Hasta el año 1999, este era el único lugar donde se impartía la carrera en Uruguay (luego se suma ORT), lo cual indica la importancia y compromiso de tener un edificio de estas características, y cómo ha perdurado su imagen en el tiempo.
 
Si bien puede ser contemporánea de muchas obras del movimiento moderno, desclasifica una arquitectura menos estereotipada, y muy singular que habiéndola visitado hace poco (2013), nos sorprende con su actual contemporaneidad. Esta sensación de vigencia es la que sin duda aporta esa frescura que requieren las mentes jóvenes que recién comienzan el camino del estudio, y con ello demuestra que no sólo hay vigencia, sino que respeto de los pares, en una suerte de continuidad de espíritu de origen que sin duda deben compartir todos los colegas uruguayos. Es un sentimiento de pertenencia único, y por extensión las experiencias que concitan también lo son a nivel mundial.
 
Estamos por lo tanto ante una obra que en primer lugar trasciende la arquitectura, convirtiéndose en significante por sí misma y el universo que crea y lo rodea. A esto se le llama ícono, y como tal es parte de la memoria colectiva de la ciudadanía de Montevideo.
 
Analizando el concepto del soporte construido, este conjunto de esquina, se conforma por un zócalo elevado, que aporta para la condición monumental. Así la escalera de acceso, remata en una situación de podio, concepto del mirador que está siempre presente en los espacios, terrazas y circulaciones no cerradas o ensimismadas, que incorporan vistas parciales de ciudad, en este caso de Montevideo (que merece un estudio aparte por su amabilidad). En el acceso también hay una gradualidad: no hay una puerta inmediata, sino que se genera un espesor, entre la fachada vidriada, y el quiebra-vista posterior interior. Es un umbral compuesto, rico en variabilidad de luz y sombra.
 
Este conjunto, con vocación de campus, pero con tamaño de facultad, toma la idea de claustro y recogimiento, generando variados espacios amplios, ricos en permanencia y esparcimiento, pero también de circulación continua. El tamaño monumental no es caprichoso, sino que responde al requerimiento de exponer los trabajos en los talleres de estudios de los estudiantes, y a la necesidad de incorporar la luz natural, sin exceder en el soleamiento. Así, por ejemplo, resulta interesante el trabajo de los quiebra-vistas, porque aporta en la variedad lumínica del Hall principal de acceso, lugar de las exposiciones.
 
Lo otro que se valora, suerte de decisión de permanencia, es que en este edificio la historia está presente, aquella del siglo XX, con la imborrable huella de la arquitectura moderna (interpretada con maestría y con tintes propios), y con constantes mensajes a la arquitectura clásica, desde las salas hipóstilas, hasta el teatro, o la idea de patio, pero con una nueva mirada. Por eso el edificio educa con la historia de la arquitectura, con sus elementos, proyectados hacia el futuro. Se favorece la mirada del centro, logrando un equilibrio con la escala humana de sus habitantes, especialmente porque el patio fue convertido en parque, con un escenario rodeado de agua, punto focal del encuentro y la distensión, donde también la “pilarización” dialoga con los troncos de los árboles, los que con los años han alcanzado la monumentalidad de la edificación.
 
Mirar la arquitectura del pasado hace bien, pero además si esta se hace vigente y es referente, entonces el éxito de permanencia está asegurado. Así el círculo de pertenencia al origen queda en evidencia, y se hace parte del todo vivencial, no sólo del volumen o de la estructura del edificio o conjunto.
 
FICHA TÉCNICA: Arquitectos: Fresnedo Siri y Mario Muccinelli / Gestor: Facultad de Arquitectura a través de la Comisión Honoraria del Edificio / Mandante: Ministerio de Obras públicas, Dirección de Arquitectura / Año de proyecto concurso: 1937 / Año de proyecto final: 1944 / Año de Inauguración: 1946 / Superficie: 2270 m2 / Ubicación: Boulevard Artigas 1031, Montevideo, Uruguay / Materialidad principal: Hormigón armado, perfiles de acero, vidrio, mármol / Programa arquitectónico: Facultad de Arquitectura.

 

 
Nota: Los ELEA son los Encuentros Latinoamericanos de Estudiantes de Arquitectura (Cono Sur), que se llevan a cabo anualmente. El primero, en 1990, surge al alero de un Encuentro en la Facultad de Arquitectura de Montevideo, y que llevaba por nombre ENCONTRAZO, mezcla de ENCUENTRO y TRAZO (La revista del Centro de estudiantes). Gracias a los ELEA, se han formado muchas familias, grupos de amigos sin fronteras, y se ha inspirado a los arquitectos a trascender a través de una labor grupal, y de aporte social a la comunidad, rompiendo el estereotipo del arquitecto “estrella”, e inspirando a muchas generaciones de arquitectos en formación.

Otros ESPACIO INMOBILIARIO

Simpleza y sofisticación
Espacio Inmobiliario
Mi casa, mi mundo
Espacio Inmobiliario
Capítulo 7, Teotihuacán
Perspectiva Urbana
» Ver todas los espacio Inmobiliario


OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación7+3+7   =