Tell Magazine

Entrevistas

EDICIÓN | Junio 2014

Más allá de la razón

Eugenio Tironi, sociólogo
Más allá de la razón
Fue una frase pronunciada por Michelle Bachelet “un instinto mío me decía: suspendamos” —en relación con la puesta en marcha del Transantiago en 2007— lo que inspiró a Eugenio Tironi a escribir Apología de la intuición, su último libro, en el que hace un apasionado llamado a empresarios y políticos a revalidar el poder de la intuición.

por Elisa Collins V. / fotografía José Luis Salazar A.

En más de trescientas páginas, Eugenio Tironi deja fluir su pensamiento a veces algo desordenado y plagado de citas de filósofos que le sirven de base para defender una sola gran hipótesis: el desprestigio de la empresa y de la democracia tiene un factor común: el descrédito del modelo científico, de la opinión de los expertos. “Yo creo que todos los grandes líderes son aquellos que se han guiado por la intuición y no por lo que dicen los expertos. Si hubiese sido por los expertos habría que haber dejado caer Wall Street en 2008 y haber provocado una crisis aún mayor que la que se produjo; los grandes líderes son, justamente, aquellos que no hacen lo que dicen los expertos, sino que se dejan guiar por la intuición, entendiéndola como un conocimiento acumulado y adquirido por cada uno de nosotros en su infancia, en el útero materno, en el apego que cada uno tuvo, en las relaciones familiares”.
 
“Las mejores decisiones que toma uno en la vida están guiadas por la intuición y no por el conocimiento racional. Construimos pareja en base a la intuición, elegimos carrera en base a la intuición, adoptamos creencias en base a la intuición y ella siempre ha sido mirada como la hermana pobre de la razón y eso no es así; la intuición es una condensación de un conocimiento acumulado por siglos en la especie humana. Según los psicólogos, el noventa y cinco por ciento de nuestras decisiones las tomamos en base a la intuición”.
 
En su libro, Tironi reivindica las pasiones e intuiciones. “Nosotros venimos saliendo de siglos en que suponemos que la humanización era igual al dominio de la economía sobre la cultura; o de los intereses sobre las pasiones; o de la razón sobre la intuición. Lo humano no está en la subvención de la pasión por los intereses, sino en la conjugación de la pasión y los intereses. Y yo creo que si la democracia y la empresa no son capaces de admitir esa ecuación están condenadas al desprestigio. Detrás de todo siempre hay una pasión”.
 
¿Por qué a veces la mejor decisión es resolver en vez de decidir?
Tomamos decisiones basados en ciertos conocimientos, pensando que vendrán a solucionar de lleno determinados problemas o situaciones como si fueran una bala de plata y muchas veces esto no es así, no hay soluciones definitivas para nada. A veces es mejor dejar que las cosas pasen y vayan encontrando solas el camino, esto se puede ver claramente en la vida de pareja.
 
¿Cómo llevar esta filosofía al ámbito de la gobernabilidad, de la reforma tributaria, o educacional, donde hay que hacer leyes y tomar decisiones?
Es un buen tema. Es necesario prestar más atención a la experiencia de la gente y menos a las teorías y a los modelos. Hay mucho más conocimiento acumulado en la experiencia de las personas que en todos los papers científicos. Creo que es preciso dejar de pensar en decisiones o políticas que respondan a un gran modelo, sino que se focalicen en problemas concretos, y que tengan algún grado de ensayo y error, de flexibilidad. La mejor decisión es aquella que se puede revertir, no aquella que se presenta como definitiva e inamovible; ese tipo de decisión, lo que revela en el fondo, es la inseguridad de quien la tomó, que no acepta ser cuestionado. Las decisiones que no dejan espacio para la duda terminan siendo muy malas decisiones.
 
¿Hay algún referente internacional donde esta forma de hacer las cosas funcione?
Lo que se haya hecho o no afuera es una cuestión que no me gusta; no sé por qué nos ha venido esta manía de utilizar lo que se ha hecho en los países desarrollados como una suerte de ley divina. Yo pongo atención en nuestra propia historia, en nuestra forma mestiza, híbrida, compuesta y negociadora en que hemos venido avanzando.
 
¿Y cuándo hemos avanzado de esta manera híbrida, compuesta y negociadora?
Siempre.
 
LA REFORMA
 
¿Qué le parece lo que está pasando con la reforma educacional?
Me parece apasionante. Desde muchas partes del mundo deben estar mirando con envidia que tengamos la posibilidad de estar metidos en debates, encrucijadas, controversias sobre cuestiones tan esenciales y de un modo tan civilizado.
 
¿Cree que la eliminación del copago en los colegios particulares subvencionados es una buena fórmula para mejorar la educación pública?
Esto del copago lo planteó la Concertación hace quince años como la bala de plata que iba a solucionar buena parte de los problemas, ahora resulta que la bala de plata es eliminar el copago ¿y cuál es la base para esto? ¿Un estudio hecho por unos académicos? Sobre esto soy escéptico. Quiero mantener el derecho a la duda. Si hubo y sigue habiendo tanta gente que ha aceptado el derecho al copago habría que saber por qué y escucharla; pero si alguien cree que la sola eliminación del copago va a terminar con la desigualdad, no es así.
 
Tironi afirma que lo que está pasando en Chile es fascinante, un verdadero laboratorio, y que ojalá viniera gente de todo el mundo a verlo. “Una de las cosas que ha venido perjudicando a los chilenos es un superávit de certidumbre. Nos hemos convertido en animales que no toleramos la incerteza; eso mismo nos hace poco innovadores, poco creativos y poco competitivos. Por eso me gusta lo que está ocurriendo, por eso lo encuentro fascinante, con todo el riesgo que esto conlleva”.
 
En su libro asegura que cuando las sociedades se enferman de incertidumbre, les sobreviene un shock. ¿Estamos en riesgo?
Por ningún motivo. Nadie puede estar en mejores condiciones que Michelle Bachelet para monitorear lo que está pasando en el país, por su historia, por su gobierno anterior, por su estilo, por su ethos y por su condición de médico”.
 
¿Cómo ve la reforma tributaria?
Pienso que la discusión de la reforma tributaria va por muy buen camino y podría apostar que va a ser aprobada con votos transversales de gobierno y oposición y en una fórmula que va a ser aceptada por el mundo empresarial. Lo mismo ha pasado con la agenda energética, se produjo un tipo de acuerdo nunca visto, muy amplio, y creo que en esa misma dirección va la reforma a la educación. A nosotros ya se nos metió el bichito del compromiso, del acuerdo, de la componenda. Y ese bichito no se va a extirpar con retroexcavadora.
 
“Hay mucho más conocimiento acumulado en la experiencia de las personas que en todos los papers científicos”.

Otras Entrevistas

» Ver todas las entrevistas


OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación2+4+5   =