Tell Magazine

Entrevistas » Cultura

EDICIÓN | Febrero 2014

Elegancia italiana

Máscaras venecianas Vicenza Grecco
Elegancia italiana
Inspirada en el Carnaval de Venecia, Carolina Sáez trabaja con mucha dedicación y cuidado en cada una de sus máscaras y antifaces. Con un estilo romántico logra evocar toda la elegancia de las fiestas europeas de antaño.

Por María Inés Manzo C. / fotografía Vernon Villanueva B.

Desde siglos pasados, el Carnaval de Venecia ha llenado de magia y elegancia las calles de Italia, una tradición que anualmente se celebra en febrero (por alrededor de una semana) y que congrega a una gran cantidad de europeos y turistas de todas partes del mundo. Inspirada en esta fantástica tradición, es que Carolina Sáez Volsen (43), se decidió para crear este especial emprendimiento hace siete años, donde elabora preciosas máscaras venecianas. Una idea que, además, viene a homenajear a la abuela de su marido, Vicenza Grecco, la nona italiana.
 
“Hace mucho tiempo buscaba hacer algo con las manos, como una terapia. A José María, mi esposo, le gustaban mucho las máscaras venecianas por los viajes que hemos realizado. Un día, caminando por Recreo me decidí. Comencé a ver tutoriales por Internet, a averiguar e investigar y contraté a un muchacho que hace máscaras de teatro en Valparaíso. Él me enseñó una técnica con papel cartón piedra, pero ahora estoy usando el papel reciclado del género, importado desde Inglaterra”, cuenta Carolina.
 
¿Fue difícil aprender?
Sí, primero empecé equivocándome. Las primeras no me gustaban, pero de a poco fueron mejorando. Busco la perfección de las terminaciones, en la nariz, que me quede la cara parejita...
 
Tuviste la oportunidad de hacer un curso en Venecia...
Sí, hace dos años atrás. Me enseñó un maestro veneciano técnicas para mejorar mi trabajo, por ejemplo a usar el papel reciclado del género, porque el cartón piedra cuesta mucho dividirlo. Allá hay muchísimas tiendas de máscaras, que fueron de gran inspiración, estuve en talleres, aprendí bastante y complementé lo que me faltaba.
 
¿Qué es lo que más te gusta de las máscaras?
El misterio que hay detrás de ellas, cada persona puede tener puesta una máscara... es muy lindo este mundo y es infinita la cantidad de creaciones que se pueden hacer.
 
¿Cuáles son tus favoritas?
Las caras andróginas, que no sabes si es hombre o mujer.
 
¿Tu sello?
Le doy un toque antiguo, fino, que se vea que está hecho a mano. Le pongo mucha dedicación.

 
PERFECCIÓN
 
“Para hacer una máscara me demoro entre siete a diez días (una cara completa). Cuando las personas me mandan una foto tengo que copiarla. Primero realizo la cara en greda y después saco un negativo en yeso. Luego viene el proceso de moldearla, hasta llegar al acabado. Cuando está bien seca, empieza el proceso de enduirla con pasta muro, lijarla, hasta que llegue a la perfección, para comenzar a pintarla con acrílicos y hacer las terminaciones”, señala Carolina.
 
¿Qué usas para la decoración?
Según lo que tenga, porque algunas llevan solo pintura (de distintos tipos); por ejemplo, mezclo pintura acrílica con pintura dimensional que es la que tiene relieve. Hago mezclas de motivos que saco de las servilletas que voy dividiendo.
 
¿Cuántos tipos de máscaras realizas?
El antifaz y la cara completa. Después están las máscaras de teatro que, usualmente, me las piden para obras que tienen algún tipo de expresión; o il dottore della peste. Esa tiene mucha historia... cuando existió la peste negra, los doctores iban con estas máscaras a ver a sus enfermos. Eran más pronunciadas en la parte de la nariz, con un orificio en un costado donde colocaban medicinas o hierbas. En los carnavales se usan muchísimo. También hago máscaras para niños, con colores pasteles, más pequeñas como arlequín.
 
¿Dónde consigues los materiales?
Voy una vez al año a buscar materiales en calle Lo Valle en Argentina, estoy el día entero buscando perlas, géneros, strass, cintas, broderie, plumas de avestruz. Este trabajo consiste mucho en buscar los elementos precisos; tener tiempo, materiales, ideas e ingeniártelas.
 
¿Los trabajos más pedidos?
Me piden muchos antifaces para novias. Como van de gala no les gusta perder el glamour de su vestido y lo usan de cotillón. Con plumas, strass, perlas, macramé. Generalmente son blancas y más delicadas. También para las fiestas de fin de año, eventos empresariales (puedo hacer un máximo de cincuenta en un mes y medio; y antifaces alrededor de setenta). Incluso me han pedido cantantes de ópera con diseños musicales.
 
¿Qué otros usos se le puede dar a las máscaras?
Se pueden decorar vidrieras, hay personas que las usan para decorar fiestas temáticas; como cuadros, de regalo a los invitados. Yo expuse mis máscaras en Palermo, en una feria de diseño, y tengo clientes que son coleccionistas de máscaras de todo Chile.
 
¿Dónde las podemos encontrar?
Me pueden contactar a través de mi Facebook: mascarasvenecianasvicenza.grecco
 

“Me gusta el misterio que hay detrás de ellas, cada persona puede tener puesta una máscara... es muy lindo este mundo y es infinita la cantidad de creaciones que se pueden hacer”.

Otras Entrevistas

» Ver todas las entrevistas


OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación2+1+5   =