Tell Magazine

Entrevistas » Deporte

EDICIÓN | Noviembre 2013

El camino del Hockey césped

Paula Infante, hockista
El camino del Hockey césped

Partió de medio a medio, siguió como stopper, luego líbero y finalmente volante ofensiva. En cada una de estas posiciones la capitana del equipo chileno, Paula Infante, ha sido un aporte a la selección nacional y a su club, Universidad Católica. Hoy se retira de la Roja y desde la docencia espera contribuir a la masificación del deporte y a la dignificación de sus jugadores, que deben sacar plata del bolsillo para poder participar en torneos internacionales.

 

por Carolina Vodanovic G. / fotografía Andrea Barceló A.

Uu palo de hockey la acompaña desde los dieciséis años, cuando ingresó al Club Deportivo Universidad Católica y al poco tiempo pasó a formar parte de la selección nacional. Ex alumna del Santiago College, hoy hace una pausa y deja la Roja para privilegiar su nuevo escenario familiar. Hace pocos meses se casó con Manuel Soza y quiere dedicarle más tiempo a su único hijo, Agustín, que ya tiene trece años.

Hija de la destacada triatleta Denise Vermehren y del rugbista del PWCC Roberto Infante, lo suyo fue el deporte del bastón desde muy chica, y cuando ingresó a la universidad estudió un año kinesiología y luego, con beca deportiva, se trasladó a la Universidad de Maryland, en EE.UU., donde se tituló finalmente en Educación Física.

De regreso en el país retomó la selección, se hizo entrenadora del Club UC que la vio nacer y, como si fuese poco, empezó a hacer clases en el Santiago College y formó un taller de hockey en Chicureo. Tanta cosa, le pasó la cuenta.

¿Por qué te desligaste de la selección?
Porque me di cuenta de que hay tantas otras cosas, otras prioridades. Está mi hijo y mi marido. Ser seleccionada en Chile de cualquier deporte, excepto del fútbol, es súper sacrificado, porque tienes que trabajar y compatibilizar la vida familiar. Cada día me costaba más ir a entrenar y me sentía estresada.

¿Es una decisión definitiva o puede haber vuelta atrás?
Yo jugué mi último partido y me despedí como si nunca fuera a volver. En algún momento me planteé volver para los juegos ODESUR que son en marzo, en Chile, algo sumamente atractivo ya que es jugar en casa, pero no lo . Estoy tranquila y muy contenta disfrutando de mi vida en pareja.

¿Qué condiciones se deberían dar para que te reintegraras a la selección?
Entrené quince años en el mundo, jugué en EE.UU., en Holanda, y si vuelvo a la selección necesito un entrenador que me desafíe física, técnica y mentalmente, y siento que hoy en día un entrenador del medio nacional no me desafía. Si vuelvo, quiero algo un poco más elevado y, hoy por hoy, ese entrenador no está.

 
SU FACETA DOCENTE
 
Paula compatibiliza sus entrenamientos en la UC cada martes y jueves, con su rol de
profesora en el Santiago College y en un taller de hockey que creó con alumnas del colegio Santa Cruz de Chicureo.
 
¿Esta nueva faceta te llena?
Es difícil, porque el hockey llenó gran parte de mi vida, entonces encontrar algo que ocupe ese espacio ha sido duro. Estoy jugando por el Club Católica, pero de repente cuesta no tener esa competitividad, ese roce internacional que te da la selección, pero el hacer clases y poder transmitir mi experiencia me tiene súper contenta.
 
¿Sientes que los colegios prestan el suficiente apoyo a la práctica del deporte, en tu caso particular del hockey?
Hoy en día, la base importante de hockey se ofrece en los colegios ingleses y ahí es solo para las mujeres, los hombres juegan rugby o fútbol. Siento que los colegios tienen hoy una gran presión con el tema de los resultados PSU, así que por más que nos quieran apoyar, la gran medición es esa. Por una parte se enfocan en esta prueba, aunque también esperan resultados deportivos.
En el caso particular del Santiago College, ellos hicieron una gran inversión en hockey. Tenemos dos canchas de pasto sintético, una de agua y la otra de arena. El próximo año esperamos aumentar un par de horas de entrenamiento para las categorías más competitivas, pero también es necesario contar con más profesores. Yo estoy este año con cuarenta y cinco niñitas y sé que las clases podrían ser mucho mejores si fuésemos dos profesoras.
 
Y por parte de los padres, ¿hay el suficiente compromiso con esta disciplina?
Que los papás estén ahí es fundamental. Hoy en día es un desafío para los padres poder apoyar a los niños y acompañarlos en sus partidos. Necesitamos esas familias comprometidas, que apoyen y que sean exigentes.

 
EL HOCKEY A NIVEL NACIONAL
 
En la actualidad son aproximadamente tres mil los jugadores de hockey que hay en nuestro país. De este número, dos mil quinientas son mujeres.
 
“Es un deporte entretenido, dinámico, donde hay mucho contacto físico y reglas. Sin embargo, en Chile está estigmatizado y casi puras mujeres lo practican. En Holanda es netamente masculino, a las mujeres les llega de gotera... y así son las número uno del mundo”, asegura Paula.
 
¿Cómo hacer para masificar el hockey en Chile?
De a poquito estamos creciendo en ese ámbito. Respecto a años atrás, hay más jugadoras. Pensamos que el gobierno debe más en los colegios y extenderse a regiones. Sería importante que existiera una liga nacional. Estamos conscientes, sin embargo, de que se trata de un deporte caro, donde necesitas una cancha sintética, los palos de hockey, etc., en cambio con el fútbol tienes una pelota y estás listo. ¡Debemos partir por educar a la gente en este deporte!
 
¿Qué tal el nivel de nuestros jugadores respecto a sus pares extranjeros?
Sobre la base del esfuerzo y sacrificio de algunas jugadoras hemos llegado muy lejos. Hemos logrado grandes cosas sin mucho apoyo del gobierno. Necesitamos un empujón adicional para poder pegarnos el salto, o si no nos vamos a quedar donde estamos.
 
¿Qué hace falta para dar ese salto?
Faltan recursos, apoyo, masificación. Falta que las jugadoras de hockey puedan dedicarse ciento por ciento a esto. Fuimos al World League y competimos con gente que solo juega hockey, que tiene disponibilidad completa, que cuentan con un staff médico, cosas que aquí no hay y que, por supuesto, nos hacen súper fuertes, pero finalmente nos pasan la cuenta. La vida deportiva de una hockista en Chile es más corta porque el desgaste es muy grande.
 
¿Cuentan con una federación que los respalde?
Actualmente, no. Se cambió la dirigencia y producto de una deuda anterior de cien millones de pesos ahora solo se busca tapar ese hoyo. Nuestra selección fue a la Copa América, en Mendoza, ¡en sus propios autos!
Pese a todo, dejamos el hockey nacional súper alto, pero fue un desgaste brutal para todas nosotras.
 
¿Existe algún tipo de ayuda económica para el hockey nacional?
Tenemos un fondo que es el Proddar, que lo da el gobierno y que lo ganamos por la medalla panamericana. Se trata de una beca de trescientos mil pesos que reciben dieciséis jugadoras y eso va todo a un fondo común, con eso se pagó la bencina para ir a Mendoza, pero claramente el fondo no está pensado para eso.
 

“Sobre la base del esfuerzo y sacrificio de algunas jugadoras hemos llegado muy lejos. Hemos logrado grandes cosas sin mucho apoyo del gobierno. Necesitamos un empujón adicional para poder pegarnos el salto”.

Otras Entrevistas

» Ver todas las entrevistas


OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación8+8+8   =