Tell Magazine

Entrevistas

EDICIÓN | Octubre 2013

Gozando sus últimos meses

Cecilia Pérez, Ministra Secretaria General de Gobierno
Gozando sus últimos meses

Aunque es una de las más jóvenes en el gabinete, tiene sus ideas bien claras y no teme decir lo que piensa. Nacida y criada en las Torres de San Borja, inició su carrera política en La Florida y espera a partir de marzo seguir siendo gobierno y poder colaborar con Evelyn Matthei donde ella se lo pida. “Eso sería lo máximo”. 

por Carolina Vodanovic G. / fotografía Andrea Barceló A.

No ha hecho su maleta y en menos de dos horas parte a Canadá, como líder de la delegación nacional que pretende que Chile sea elegido sede de los Juegos Panamericanos del 2019. Su día día es así de intenso, sin embargo se le ve feliz y disfruta a casi un año de asumir este desafío.

Abogada de la Universidad Andrés Bello, estudió leyes por expresa peticn de su pa, pero confiesa que lo suyo son las comunicaciones. Fue en esa época donde tuvo su primer clic político. Quis por la carrera que estudié, empecé a sentir qutea quaportar lmirada de la gente que más mal lo pasaba. Entré a militar a Renovacn Nacional, en 1995, y ahí comenzó mi carrera de vocacn con la gente en la calle, en las juntas de vecinos, en los clubes deportivos. Desde la política cercana a las personas.

¿De dónde viene esa vocación?
Siempre he tenido inquietud  social.  Hasta los veintidós años participé de movimientos católicos, de la Vicaría de la Esperanza Joven, de esta nueva evangelización alegre, con más mística. Por cinco años hicimos colonias de verano en la población La Bandera y eralgo que me motivaba mucho. No solo quería que mi familia estuviese bien, porque somos súper unidos y achoclonados, sino además poder cooperar con la gente más necesitada.

Gran amiga de la senadora Lily Pérez, fue su jefa de gabinete con apenas diecinueve años. Ya a los veinticuatro sal electa concejala por La Florida. Ahí estuve diez años, pero el último período no lo completé, porque el presidente Piñera me pid que asumiera como subdirectora del Servicio Nacional de la Mujer. Entonces entré al gobierno.

¿Con veinte años de trabajo público siente que ha pagado un alto costo en lo personal?
Cuando uno escucha que esto tiene un costo, siempre se asocia con algo negativo. Pero en mi caso, este ha sido un proyecto familiar que enfrentamos juntos desde el momento en que el presidente me nombró intendenta. Carlos (su marido) siempre ha sido mi gran apoyo, y aunque él no comparte mi visión política, siempre me ha respetado mucho. Cuando el presidente me designó en el cargo, sabíamos que iba a ser un trabajo intenso; por lo mismo, él decidió renunciar a su trabajo e independizarse, para así poder trabajar en las mañanas y estar presente en las tardes con las niñitas.

Cecilia lleva nueve años de matrimonio con Carlos Contreras (y seis más de pololeo) y tiene dos hijas: Catalina de siete años y María José de cinco. A ellos dedica los fines de semana porque “en la configuración familiar que armamos, yo no trabajo ni sábado y domingo, por lo menos no de manera presencial”. Asegura que el presidente es muy respetuoso de esta decisión, “porque sabe que soy la ministra con hijos más chicos y que estoy todavía en etapa de crianza. Por lo mismo, normalmente no asisto a actos en la noche y trato de estar en mi casa cada día a las ocho y media de la noche, para acostar a mis hijas”.
 
 
VOCERÍA DE GOBIERNO
 
El 5 de noviembre de 2012, Cecilia asumió como Ministra Secretaria General de Gobierno, tras desempeñarse como intendenta de la Región Metropolitana.
 
¿Desde que asumió la vocería cómo es su día a día?
Me despierto a las seis de la mañana y leo todos los informes de prensa. Luego despierto a mis niñitas, se van al colegio con mi marido y llego a La Moneda a las ocho y media. Durante el traslado voy llamando a ministros, intendentes o subsecretarios, primero para entregarles información, porque como vocera me pueden preguntar cualquier cosa, y además, para articular la estrategia comunicacional del tema que esté en ese momento en la opinión pública. Luego vienen muchas reuniones políticas y el tema de la gestión del ministerio, donde tengo dos grandes subsecretarios: Mauricio Lob, en la Secretaria General de Gobierno, y Gabriel Ruiz-Tagle en Deportes. Son ellos los que llevan el día a día.
 
¿La han sorprendido alguna vez en una pregunta?
Me ha pasado dos veces. Me han preguntado cosas que no sé y ahí hay que tener humildad, porque frente a la soberbia se comenten errores. Se pueden decir dos cosas: o que el ministro del área se va a referir al tema o que me den tiempo para informarme.
 
¿En todos sus años en política cuáles han sido sus principales aciertos y errores?
Más que aciertos son dones: la capacidad de empatizar y comunicar, de poder defender, tener fortaleza, coraje, valentía para meterse en temas que no a muchos les gustan. Desaciertos... tal vez la rudeza en algunas posturas. Me pasa que cuando la gente me conoce dice “usted me encanta, pero es más simpática en persona”, y eso es porque de repente soy muy dura. También reconozco como un desacierto, porque no debí haberlo hecho, haberle dicho un garabato al senador Navarro. Me debí haber controlado, no debí hacerlo en público, aunque a lo mejor sí en privado... (ríe).
 
¿Es cierto que usted llegó para chasconear el ministerio?
Uno mantiene lo que ha sido siempre. Yo soy así, no me cambia el cargo. Soy una mujer de abrazos, de mucho sentimiento corporal. Digo las cosas pan pan, vino vino, y eso es parte de mí; no creo ni en las máscaras ni en las caretas.
 
 
MOMENTO POLÍTICO
 
Desde su posición de mujer y de cara a las elecciones del próximo 17 de noviembre le pedimos que aconseje tanto a la candidata de su sector, Evelyn Matthei, como a la del Pacto Nueva Mayoría, Michelle Bachelet.
 
“No me gusta dar consejos, las pobres deben estar tapadas de recomendaciones y evaluaciones, pero si uno lo pudiese hacer, desde el punto de vista de la mujer, y en esto incluyo a Roxana Miranda, nosotras tenemos una virtud, y es que somos mucho más integrales y complementarias, somos capaces de trabajar muy duro sin dejar de ser madres, esposas, compañeras, amigas. Estamos en todos los frentes y eso no debemos perderlo. También podemos ser fuertes, tener coraje y liderar, que es lo que veo en Evelyn Matthei. Respecto a ella, decirle que siga siendo la mujer auténtica que es, que dice las cosas de frente, mirando a los ojos, que disfruta con las personas y que es capaz de ponerse por encima de las cosas que le puedan decir, teniendo claro cuál es su norte”.
 
¿Y a Michelle Bachelet?
Que se atreva a tomar decisiones, porque ella tiene carisma, tiene empatía con la gente. Es una mujer cariñosa en términos visuales, imposible que a uno le caiga mal, pero no se caracteriza por tomar decisiones. Y un presidente necesita saber tomar decisiones, aunque se equivoque.
 
¿Cómo se aborda la polarización, sobre todo en este momento, a cuarenta años del Golpe de Estado y ad portas de una elección?
Creo que es complicada la polarización, sobre todo cuando se busca con fines electorales. Está bien que los países tengan memoria, pero lo importante es profundizar para qué existe esa memoria. Para respetarnos, para entender que podemos ser adversarios políticos pero no enemigos, que todos podemos aportar a la democracia y que esta no es solo fruto, gracia o bandera de un sector político, sino que se construye entre todos. Entender que para haber pasado desde una dictadura a un gobierno democrático colaboraron todos los sectores políticos, porque eso es muy raro... yo no conozco otro lugar del mundo donde una dictadura haya entregado el poder en forma pacífica, democrática, respetando plazos y la voluntad del pueblo. Y en ese sentido, la invitación que hizo el presidente a la reflexión profunda, pero con un sentido de unidad, con un sentido de presente y de futuro, no solamente me representa, sino que además me hace sentir súper orgullosa.
 
¿Le parece oportuno el cierre del penal Cordillera que ordenó el presidente?
Existían informes del poder judicial y de gendarmería que apuntaban a que esa era la dirección correcta y acertada, porque había tres medidas que cautelar: el principio de igualdad en el cumplimiento de la condena, el principio de la seguridad de los condenados y el principio de la mejor funcionalidad de gendarmería. A la luz de estos informes y de su convicción personal, el presidente decidió tomar una decisión valiente, con coraje y que fue reconocida por la mayor parte de los chilenos.
 
 
LO QUE SE VIENE
 
“Vengo del mundo municipal, me encanta lo que provoca la cercanía con la gente, el no tener trincheras políticas, sino trabajar por un bien común, por las necesidades del vecino. Cuando mi partido, generosamente, me pidió ser candidata, agradecí el que se fijaran en mí, pero llevaba menos de un año en la intendencia, teníamos muchos desafíos por delante y estábamos enfrentando muchos conflictos, no solamente con los movimientos sociales, sino que con la explosión de la ciudadanía en la calle. Después de eso surgió la posibilidad de postular al parlamento, pero ahí dije que no, porque no me gusta esa labor. Respeto el trabajo de los parlamentarios, pero soy una mujer activa, ejecutiva, de resolución de conflictos, de sacar adelante buques importantes, de poder sintonizar equipos de trabajo y ponernos detrás todos de una meta.
Y siento que el parlamento es más de estar encerrado, las leyes se demoran mucho en salir. Siento que, definitivamente, no es mi lugar”.
 
¿Dónde se ve a partir de marzo del 2014?
Soy de las personas que vive tanto el día a día, que no vivo poniéndome metas. Sin duda lo que más quisiera es seguir siendo gobierno y poder ayudar a Evelyn Matthei, donde me lo pida, eso sería lo máximo. Si eso no es posible, me gustaría hacer clases en la universidad y seguir fortaleciendo la Alianza. Quizás también explorar en el sector privado, en materia de estrategias comunicacionales, porque si bien soy abogada mi gran pasión han sido siempre las comunicaciones.
 

“Respeto el trabajo de los parlamentarios, pero soy una mujer activa. Y siento que el parlamento es más de estar encerrado, las leyes se demoran mucho en salir. Siento que definitivamente no es mi lugar”.

Otras Entrevistas

» Ver todas las entrevistas


OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación2+4+9   =