Tell Magazine

Columnas » Asia Dónde Vamos

EDICIÓN | Octubre 2013

El Tuī bèi tú, Segunda parte

Por Sergio Melitón Carrasco Álvarez Ph.d. Profesor en la Universidad De Chile Director China & India Intelligence Reports
El Tuī bèi tú, Segunda parte

El Tui bèi tú, libro de profecías escrito en el año 650 y tema de la columna anterior, tendría por autores a la dupla Li Chun-feng y Yuan Tian- gang. Aunque, la obra ha sido criticada como plagio reciente y por esa razón sería tan certera en sus predicciones; mientras sus defensores lo consideran auténtico libro de literatura profética de nivel universal. La veracidad del enigmático escrito se resolvería si conociéramos mejor a los autores, pero solo sabemos que fueron astrólogos de la corte T’ang, pero no bajo cuál emperador. Sí hay certeza de una mención posterior.

En un dictamen emitido por el emperador Song Tai Zhu, dice: “Esas sesenta pinturas llamadas Tuī bèi tú producen confusión y angustia en el pueblo; por tal razón quedará prohibida su circulación y
tenencia”. La cita en los anales imperiales no admite duda. Además, tal restricción bien pudo ser la causa de la desaparición del libro. Surge así un nuevo dilema: ¿Será el Tuī bèi tú actual el mismo original? Quizás aquel otro desapareció y el que tenemos solo es compostura bien urdida, que incluyó hechos sucedidos como situaciones por venir.
 
Durante la dinastía Qing (1644 – 1912) fue conocida una versión del Tuī bèi tú que se atribuía al sabio confuciano llamado Kim Sing Tan. Kim habría reescrito los poemas haciendo adecuaciones pero sin alterar su esencia; además, publicó otros cuatro libros de fábulas inspiradas en el Tuī bèi tú. Kim Sing Tan pagó caro su saber porque fue hecho decapitar por el emperador Shùnzhì (1643-1661). Kim fue uno más de cientos de intelectuales muertos en la peor persecución hecha por los emperadores Qing o Manchúes. La aristocracia manchú se tomó en serio la creencia de su fin, a juzgar por el temor que le tuvo a las predicciones. Por eso, prohibieron toda especulación que alentara ideas de declinación del poder imperial.
 
Al comparar los cinco libros de Kim Sing Tan con el Tuī bèi tú hoy disponible, se concluye que el original —cualquiera haya sido— se relaciona a “suertes” hechas por astrólogos de la corte. Es decir, observaciones a los astros y a la naturaleza, y la interpretación según el I-Ching. Las suertes observadas equivaldrían a los modernos informes de inteligencia como los que disponen los jefes de Estado actuales. Estos no se divulgan ni pueden ser conocidos por la población común porque producirían pánico. Lo mismo dice el Tuī bèi tú: Los secretos del Cielo solo los entiende el sabio porque la verdad causa horror y desesperación en el pueblo.
 
 
EL DING WEI, O LA EDAD DE ORO CHINA
 
Los dibujos finales del Tuī bèi tú se refieren a un tiempo llamado el Ding Wei (  ) o “Gran Despertar”, era que comenzaría en el año 2027. Para entonces, China será supremo líder y máxima potencia, aunque habrá también una peligrosa fuerza antagonista que se le opondrá.
 
Toda literatura china tradicional describe ciclos recurrentes que siempre vuelven a una nueva era áurea donde todo logra su armonía. Tal estado de equilibrio resulta de la anulación de fuerzas opuestas que al fin se enfrentan y neutralizan. Esta dialéctica es más antigua que cualquier influencia ideológica de Occidente. Provienen del dualismo subyacente a todo pensamiento original chino. El concepto de resolución final es omnipresente en el Daoismo y ha alimentado toda teoría política china que explica cómo pugnas e incertidumbres se van clausurando de modo matemático hasta un colapso final que augura un recomenzar o reinado del Cielo.
 
 
BĀXIĀN: LAS OCHO ETERNAS VIRTUDES QUE TRAEN LA GRAN ARMONÍA
 
Las Ocho Eternas Virtudes o Bāxiān son personificadas en la mente china con deidades que residen en la montaña Pénglái shān. Hay miles de leyendas relacionadas con los intentos de Bāxiān por despabilarse y ayudar a los humanos, donde el Tuī bèi tú tampoco es ajeno a tal idea. El último poema se concentra en el afloramiento triunfante de Bāxiān, y cómo surge el Bien avivado por cierto comportamiento de la sociedad actual. Armonizadas las Bāxiān, China será grande y de seguro liderará a la humanidad. En Xi’an hay un venerable Templo a los Ocho Inmortales o Bāxiān gōng con sus ocho respectivas estatuas o Bāxiān diàn. En Mùzhà, Taipéi, también hay otro igual conocido como Bāxiān miào. Curioso, ambos se contraponen, siendo idénticos. Por eso, cuando usted vea signos de armonía entre las doble ocho virtudes, y además vea abrazos en el Estrecho de Taiwán (y también en Corea), significará que el Gran Tiempo (= Ding Wei) ya llegó. Entonces, dedíquese a aprender chino como chino.
 

Otras Columnas

» Ver todas las Columnas


OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación5+9+5   =