Tell Magazine

Columnas » Rodrigo Barañao

EDICIÓN | Octubre 2013

El mes de los españoles

Por Rodrigo Barañao / rbaranaog@gmail.com
El mes de los españoles
Gran parte de nuestra base culinaria fue netamente española; si lo vemos más de cerca unos sesenta años atrás todas las panaderías, ferreterías, fiambrerías o mueblerías fueron formadas y creadas por inmigrantes españoles que venían escapando de las diversas guerras, desde la primera a la guerra civil.
La historia dice que cuando llegaron los españoles a América en 1492, nuestro Cristóbal Colón no lo pasó nada de bien en esa dantesca travesía. Acuérdense que se llenaron de plagas por las
diversas enfermedades que sufrieron estos marineros, principalmente en los dientes. Pero lo más importante de su llegada fue la difusión de los diferentes alimentos —de los que hasta hoy en día dependemos— como el café, la papa, la avena, el trigo, la caña de azúcar, el zapallo, el tomate, el chocolate, el maní, la vainilla, los ajíes; o la palta.
 
Además, a eso debemos sumarle los animales como el caballo, los burros, las ovejas, los cerdos, las gallinas y los conejos. Toda esta influencia española, que ha llegado a Chile por generaciones,
nos ha entregado esa diversidad de comida en nuestro país. Por ejemplo, la cocina chilena tiene herencia en los chupes, callitos, riñones, pucheros y otros que vienen de la cocina española. Ahora, nosotros fuimos muy astutos en absorber toda esta información y la fuimos adaptando a nuestro pueblo. También fuimos aprendiendo de su forma de cultivo y cómo guardar para las estaciones más frías.
 
Gran parte de nuestra base culinaria fue netamente española. Si lo vemos más de cerca, hace unos sesenta años atrás todas las panaderías, ferreterías, fiambrerías o mueblerías fueron formadas y creadas por inmigrantes españoles que venían escapando de las diversas guerras, desde la primera a la guerra civil.
 
Hay muchas historias de españoles que llegaron a Valparaíso y se fueron a diferentes ciudades, como
el suegro de mi vecino, quien partió recorriendo los campos de Ovalle al interior y se dedicaba a estirar
somieres. Acuérdense que las camas eran con una malla de alambres que cuando se soltaba quedaba la cama guateada y había que llamar al estira somier. Este personaje se hizo famoso por los campos y luego terminó armando una mueblería que hasta hoy atiende, a sus ochenta años, con mucho éxito.
 
Si bien antes todas las panaderías eran de españoles, en la actualidad, desgraciadamente, la gran mayoría se encuentra en supermercados con un pan bastante latigudo y nada de crujiente. Un gran amigo, Felipe Munizaga, tiene una de esas panaderías de barrio, donde su marraqueta es de otro planeta por su sabor, color dorado y abarquillado. Tú la muerdes y se rompe en la boca, pero sin dañar el paladar. Recetas con influencia española hay muchas y es cosa de hacer un recorrido por cada región, donde siempre encontraremos paellas, callitos, tortillas españolas, etc. Los invito este mes a celebrar con sangría y tortillas españolas. Acá les entrego la receta de la sangría y la tortilla para que “tapeen” en sus casas.
 
Sangría:
1 botella de vino tinto Pinot Noir
1 manzana
1 naranja
1pera
8 frutillas
Toda la fruta cortada en cuadros chicos. 1 taza de azúcar
1/2 taza de triple sec
1/2 taza de licor de cherry
Mucho hielo
¡Salud!
 
Tortilla española: 8 papas grandes 3 cebollas
6 huevos
1 chorizo
1 pimentón rojo Ajo a elección.
 
Cortar las papas en dejarla bien dorada, batir los huevos juntar todo y llevar a sartén caliente, dejar por cada lado tres minutos.
¡Salud y a disfrutar!

 

 

Otras Columnas

» Ver todas las Columnas


OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación8+7+3   =