Warning: mysql_connect(): Headers and client library minor version mismatch. Headers:100337 Library:30120 in /home/tell69/public_html/magazine/datos.php on line 4
Tell Magazine - Un actor de container
Tell Magazine

Entrevistas

EDICIÓN | Julio 2011

Un actor de container

Marcelo Salinas, actor
Un actor de container

Nacido en la oficina salitrera María Elena, Marcelo llegó a Antofagasta a los trece años y se considera un amante del norte de nuestro país. Su vocación traspasa los límites del teatro y se orienta a desarrollar una gestión cultural al servicio de la ciudad, rescatando las raíces de nuestro pueblo para impregnarlas en las distintas disciplinas en que se desenvuelve.

Por Camila Ostria S. / Fotografías Andrés Gutiérrez V.

Actor de profesión, Marcelo Salinas estudió en la Escuela de Fernando González, de la que egresó el año 2007, para luego trabajar en tres compañías de teatro en Santiago con las que desarrolló varios montajes, entre ellos algunos trabajos musicales, video clips y creaciones cinematográficas. Realizó su trabajo de título bajo la dirección del conocido actor Néstor Cantillana. Esta relación significó un cambio en su mentalidad. “Trabajar con Néstor fue una experiencia detonante en mi vida para entender el teatro de otra manera”.

Luego de cinco años en Santiago, Salinas decidió volver a sus orígenes y regresar a Antofagasta, gracias a una invitación realizada por la compañía “La Huella Teatro” para participar en un proyecto bicentenario. Sin duda esta fue una situación gatillante en su carrera, ya que fue acá donde se encontró con Claudio Merlet, un músico con quien más tarde fundaría el colectivo La Sicaria, donde ya ha dirigido tres montajes importantes, Open Market, Paralelo 24 y Háblame como la lluvia y déjame escuchar. Además, el colectivo tiene la particularidad de ser pionero en teatro container en nuestra ciudad, lo que le ha permitido un reconocimiento especial.

¿Cuál es la misión del colectivo La Sicaria? Es un grupo que se unió por el interés común de enfrentar el arte como algo integral, que funde diferentes disciplinas. Somos gente joven, pero profesional, con distintas experiencias que se van poniendo al servicio de la creación. Además estamos trabajando en distintas áreas, siempre con una idea central, que es la creación de turno y donde cada uno hace lo suyo, y por eso se llama colectivo.

¿Qué áreas desarrolla el colectivo? Música, teatro, cine, diseño y estamos ahora explorando la gestión cultural para poder desarrollar proyectos directamente, ser nuestro propios gestores. La danza aún no se ha incluido pero ya llegará.

¿De dónde viene el nombre del colectivo?
Un día antes del estreno de Open Market, Claudio dijo que al grupo le hacía falta un nombre y justo en ese momento estaba súper en boga el tema de la Quintrala y su sicario. Así se nos ocurrió… una palabra con un significado poco conocido, pero de una carga muy potente. Fue en femenino porque, según Claudio, le traería buena suerte al grupo.

¿Cuál fue el primer proyecto de La Sicaria?
El primer estreno de la Sicaria fue el 2008, con Open Market. Una creación musical de Claudio Merlet, que venía hace rato investigando en la música electroacústica, en las posibilidades de crear un sonido natural en instrumentos que él mismo creaba. De hecho, su última creación es una tina resorte enchufada a un amplificador que suena increíble.

¿Cuáles fueron los resultados con esta obra?
Fue una apuesta porque era algo nunca antes visto en Antofagasta y a pesar de haber sido media accidentada, a la gente le gustó y a nosotros también. Por primera vez nos estábamos enfrentando a una manera profesional de hacer las cosas, asumiendo los riesgos y consecuencias que implica.

TEATRO CONTAINER

Mientras Marcelo desarrollaba estos proyectos, retomó contacto con Nicolás Izaguirre, compañero de carrera con el que formó una amistad durante su estadía en Santiago. Nicolás había seguido sus estudios de teatro en México para luego volver a Chile, radicándose en Valparaíso con la idea de sacar adelante el proyecto del teatro container.

Nicolás sacó a flote su idea y en Valparaíso ya es una realidad. De hecho existe un Centro Cultural Teatro Container y el Festival Teatro Container, el que se realiza todos los años.

¿Qué es el teatro container?
Es un formato escénico que busca intervenir containers y adaptarlos para convertirlos en salas de teatro o de cualquier otra manifestación artística como exposiciones, danza o música. Estos contenedores se transforman de acuerdo con la puesta en escena que se necesite; en este sentido es un formato bien noble, porque lo puedes transformar en cualquier cosa.

¿Cómo llega el colectivo a incursionar en este formato?
El colectivo fue invitado al primer festival de teatro container, pero no pudimos ir por distintos problemas, por lo que decidimos hacer una muestra en Antofagasta, con la obra Paralelo 24. Este fue un proyecto que resultó muy bien, además fue un paso de un pequeño proyecto a uno grande, ya que por primera vez estábamos trabajando con un número de recursos importante.

¿En qué está el colectivo actualmente?
En estos momentos, La Sicaria está en un nuevo proyecto que es la obra Fuenteovejuna, donde estamos trabajando con el reconocido director español Jesús Codina.

¿Cómo llegaron a trabajar con Codina?
Por un seminario de dirección realizado por Balmaceda Arte Joven Antofagasta, el que fue dictado por Jesús codina. Como yo estoy bien interesado en la dirección me acerque a conversar con él y ahí nacieron algunas ideas. Luego seguimos en contacto y en conversaciones hasta concretar la idea de hacer una obra, eligiendo el clásico de Lope de Vega, Fuenteovejuna.

¿Cómo ha sido trabajar con Codina?
Muy interesante, ha sido un aprendizaje muy importante, él es una persona que sabe mucho y que no tiene ningún reparo en compartir sus conocimientos, cosa que no pasa muy seguido. Es un gran director y pedagogo y se ha establecido una relación muy cercana con él, y también entre él y el elenco.

Fuenteovejuna es una obra compleja. ¿Es muy difícil representarla?
Sí, el teatro en verso es una disciplina que yo creo le hace muy bien a los actores. Es impresionante la genialidad que tenían los escritores del teatro del Siglo de Oro y todo un desafío escenificarlo de manera correcta. Los creadores de aquellos años cultivaron un lenguaje nuevo y es muy bello enfrentarse a un proceso como este, que implica redescubrir el propio lenguaje.

¿Cómo relacionas Fuenteovejuna con el norte de Chile y, en particular, con Antofagasta?
Vivimos en un sector de Chile que desde tiempos inmemoriales se ha visto subyugado al poder de ciertas personas y personajes que se apoderaban de las riquezas de nuestro territorio. Por eso es fácil encontrar la similitud entre la realidad de nuestra historia y lo que ocurría en el poblado de Fuenteovejuna. Lope de Vega fue un visionario y escribió una historia sin tiempo ni espacio, por lo que se puede llevar a escena en cualquier época sin perder vigencia

¿Cuándo es el lanzamiento de esta obra?
El lanzamiento será en agosto de este año en la Universidad Católica del Norte; sin embargo, la fecha exacta aún no está confirmada, pero se informará por distintos medios. Se realizarán doce funciones gratuitas aptas para todo público. Desde ya, quedan todos invitados.

Un imperdible para la comunidad…
Es una obra que la gente debe presenciar. Por primera vez se va a montar un gran clásico de la literatura española, merece la pena verlo, empezar a acercarse a otro tipo de teatro que nos es el tradicional y también conocer este nuevo formato que se está apoderando de la ciudad. El teatro container se tomará sectores de la ciudad para hacer una muestra artística apta para todo el público.

¿Cuáles son tus proyectos?
Hay varios proyectos en carpeta, uno de ellos es una intervención urbana y, a la vez, un rescate de espacios públicos, que se llama “Yo pongo la plaza”. La idea es que sea la misma comunidad la que nos ceda su espacio y no que nosotros nos apoderemos del mismo. Hay una sútil diferencia entre llegar e instalarse e involucrar a las personas. Es como si les pidiéramos el patio de su casa para realizar esta actividad. Lo que se pretende hacer son jornadas de ocho horas, aproximadamente, con distintos espectáculos, donde las personas puedan converger en un punto y tengan la posibilidad de asistir a una fiesta en la plaza de su barrio, donde sumado al espectáculo teatral en sí, se desarrolle un verdadero carnaval. Queremos darle un poquito más de color a las calles.

¿Planificas alguna itinerancia?
Queremos realizar una gira con Paralelo 24, pero debemos conseguir apoyo de empresas para lograrlo. También vienen más obras de teatro, un proyecto musical, que trata del rescate de la memoria musical del norte, y el más ambicioso que se llama “El Desembarco”, que es un festival de teatro container, el que de poder llevarse a cabo se realizaría a fines de este año, y será una actividad donde los containers se van a tomar la ciudad y la calles se llenarán de colores.

“Queremos realizar una gira con Paralelo 24, pero debemos conseguir apoyo de empresas para lograrlo. También vienen más obras de teatro, un proyecto musical, que trata del rescate de la memoria musical del norte y el más ambicioso que se llama ‘El Desembarco’, que es un festival de teatro container”.

 

Otras Entrevistas

» Ver todas las entrevistas


OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación6+8+3   =