Tell Magazine

Espacio Inmobiliario » Perspectiva Urbana

EDICIÓN | Agosto 2011

Pritzker

Los Nobel de Arquitectura
Pritzker

Philip Johnson, Luis Barragán, James Stirling, Kevin Roche, Ieoh Ming Pei, Richard Meier, Hans Hollein, Gottfried Bohm, Kenz? Tange, Gordon Bunshaft, Oscar Niemeyer, Frank Gehry, Aldo Rossi, Robert Venturi, Álvaro Siza, Fumihiko Maki, Christian de Portzamparc, Tadao Ando, Rafael Moneo, Sverre Fehn, Renzo Piano, Norman Foster, Rem Koolhaas, Herzog & de Meuron, Glenn Murcutt, Jørn Utzon, Zaha Hadid, Thom Mayne, Paulo Mendes da Rocha, Richard Rogers, Jean Nouvel, Peter Zumthor, Kazuyo Sejima Ryue Nishizawa y Eduardo Souto de Moura.

José Pedro Vicente, Arquitecto. Magíster en Arquitectura Pontificia UC. Santiago.

Probablemente el caso de Tadao Ando pone en jaque no sólo a nuestra disciplina, sino también, a todo movimiento que hoy busca una educación gratuita para enfrentar el mundo laboral. Ganador de los premios más importantes de arquitectura, referente tanto para estudiantes como para arquitectos, autor de las obras más relevantes a nivel mundial, incluso, un aclamado docente, sin embargo, este japonés no estudió arquitectura en la universidad. Se formó de manera autodidacta viajando y tomando apuntes de las obras que le llamaban la atención en Estados Unidos, Europa y África.

Esta realidad se encuentra muy lejos de entender la educación como algo innecesario, por el contrario, sabemos que es una herramienta vital cada vez más ventajosa. El mensaje radica en el norte que nos propongamos como objetivo, la seriedad y pro actividad con que lo busquemos. Minucioso como todo japonés e iluminado por edificaciones como el Panteón, logró entender su responsabilidad e interés de exploración. Me refiero al manejo de ciertas variables tales como la luz y ventilación, producto de las formas que un arquitecto puede llegar a construir.

 

Es así como Tadao Ando, con los materiales propios de su época, comenzó a trabajar grandes murallones de hormigón, elementos de gran peso y presencia, para luego contrastarlos con la iluminación que estos mismos dejan pasar al interior de las edificaciones. Este simple ejercicio, que lo vemos aplicado en la gran mayoría de sus trabajos, nos habla de la dualidad que el mismo sostiene: "Pienso que la arquitectura se torna interesante cuando se muestra éste doble carácter: la máxima simplicidad posible y, a la vez, toda la complejidad de que pueda dotársela".

 

Suena atractivo, pero cuesta entender este tipo de comentarios, por lo mismo, lo expondré de una manera más didáctica: La luz y el viento están en todo paisaje natural, el desafío consiste en incorporarlos como algo ajeno al mundo exterior, es decir, si lo dejamos pasar, debe ser en pro de la habitabilidad de cada recinto y no tal cual se encuentran en la intemperie. Si nos fijamos en la imagen interior de la casa Koshino y de la Iglesia de la Luz, del mismo modo que lo apreciamos en el Panteón, la luz pasa a ser un elemento intencionado, y a la vez, asociado a un objetivo particular que su autor quiso buscar.

Ambos proyectos, con pocos metros cuadrados, nos entregan interesantes resultados que nos dan a conocer la propuesta, o de manera más ordinaria, "el estilo" de este arquitecto.

PD: ¡Esperemos que Tadao Ando logre iluminar a muchos arquitectos!

 

Otros ESPACIO INMOBILIARIO

» Ver todas los espacio Inmobiliario


OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación3+5+1   =