Tell Magazine

Espacio Inmobiliario » Perspectiva Urbana

EDICIÓN | Mayo 2011

Pritzker

Los Nobel de Arquitectura
Pritzker

Philip Johnson, Luis Barragán, James Stirling, Kevin Roche, Ieoh Ming Pei, Richard Meier, Hans Hollein, Gottfried Bohm, Kenz? Tange, Gordon Bunshaft, Oscar Niemeyer, Frank Gehry, Aldo Rossi, Robert Venturi, Álvaro Siza, Fumihiko Maki, Christian de Portzamparc, Tadao Ando, Rafael Moneo, Sverre Fehn, Renzo Piano, Norman Foster, Rem Koolhaas, Herzog & de Meuron, Glenn Murcutt, Jørn Utzon, Zaha Hadid, Thom Mayne, Paulo Mendes da Rocha, Richard Rogers, Jean Nouvel, Peter Zumthor, Kazuyo Sejima y Ryue Nishizawa.

José Pedro Vicente, arquitecto. Magíster en Arquitectura Pontificia UC. Santiago.

Para un Pritzker, el origen o lugar donde haya hecho sus estudios, no dice relación con la ubicación de sus obras. Lo decíamos en la columna del mes anterior, un chino que estudió en Estados Unidos proyectó una de sus obras maestras en París. En este caso, el estadounidense Richard Meier lo hizo en el barrio gótico de Barcelona, es decir, se expresó profesionalmente en otro continente, con todas las diferencias que esto pueda significar, desarrollando un proyecto concordante tanto con las demandas del cliente como de los futuros usuarios.

El señor Meier, nacido en 1934, y con setenta y siete años a la fecha, se mantiene activo e independiente desde los veintinueve, es decir, casi medio siglo dejando su firma alrededor del mundo. Ganador de importantes concursos y premios que han transformado su quehacer en una “bola de nieve”, o sea, en la medida que más hace, más premios recibe, en consecuencia, más proyectos le solicitan. Prueba de ello fue el Centro Getty en Los Ángeles, encargo formulado luego de haber recibido el premio Pritzker en 1984. Dicho proyecto, más que un edificio, corresponde a un campus que reúne un museo, institutos, auditorios, salas de uso múltiple, y todos los espacios complementarios a este programa, y que obviamente, rentabilizan al máximo el proyecto. Es decir, una buena cantidad de metros cuadrados para sumar en la bitácora del profesional.

Pese al tamaño que puedan tener muchos de sus proyectos, no nos quedaremos con el de mayor envergadura, si no rescataremos —a mi juicio— el que lo identifica como un maestro en su disciplina, incluso, entre sus pares que poseen el mismo galardón. Este es el Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona, conocido como el MACBA.
Esta edificación, la cual se encuentra inserta en medio del casco antiguo, tiene como objetivo complementario a su uso, fortalecer el vínculo entre lo “viejo” y lo “nuevo” a partir de dos conceptos básicos: La proporción con la volumetría del entorno y una plaza de piso duro previa al acceso, que a fin de cuentas, termina siendo una antesala al aire libre. El primer concepto apunta a un querer ser “uno más” de los volúmenes del barrio, pero a su vez, la plaza que lo antecede, le da el suficiente espacio para ser apreciado y distinguido como un elemento referencial dentro del contexto donde se encuentra.

Por su parte, la fachada, con un gran porcentaje de transparencia, junto con iluminar los espacios de circulación que nos llevan a cada uno de los recintos del museo, permite transformar el entorno en una obra más expuesta al interior del edificio, es decir, nos exhibe una pequeña parte del barrio gótico valorizándose la belleza de sus edificaciones. Interesante concepto si pensamos que el encargo era proyectar un edificio para que se expusieran en su interior determinadas obras de arte. Como buen arquitecto entendió que la ciudad también lo era.

Pd: Dada la realidad de algunas ciudades, el mismo proyecto debería ser totalmente opaco.

 

Otros ESPACIO INMOBILIARIO

Vivir por lo alto
Espacios Arquitectura
» Ver todas los espacio Inmobiliario


OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación1+1+9   =